Western Digital Elements USB, ¡NO SE OS OCURRA COMPRARLO!

Hola a todos de nuevo, hoy os traigo una bonita historia sobre un disco duro USB de la nueva era. Se trata del Western Digital Elements de 2.5″ en su modalidad “external USB”. Además con este artículo inauguro mi nueva sección de tecnología, donde tengo mucha experiencia que aportar y muchísimo que decir.

El problema que os voy a relatar a continuación afecta tanto a los discos USB 2.0 como 3.0. El caso, es que ha llegado a mis manos, un disco duro de este modelo, en concreto en la versión 2.0. Mi cliente, muy preocupado por sus datos como es lógico, me relata una serie de fallos y desconexiones seguidas de una paulatina pérdida de velocidad, tanto en lectura como en escritura. Comprobado todo esto en varios ordenadores y una vez descartado cualquier fallo de alimentación o problema con el cable, se decide el traslado del disco al taller. Se trata de un disco de 1TB con copias de seguridad y su importancia es, como decía antes, vital para el cliente.

En casos como este, al menos hasta ahora, el protocolo siempre es el mismo. Se extrae el disco duro de su caja y este se monta en un Docking para su proceso y análisis, en el 90% de los casos es la caja la que falla y no el disco duro, pudiéndose recuperar no sólo los datos, sino también el dispositivo y seguir utilizándolo en una caja nueva. ¿Pero si al desmontar el disco nos encontramos con una interfaz USB pura? Me explico, este disco duro, el de la imagen, no lleva internamente un disco duro SATA de 2.5″ (un disco de ordenador portátil), lo que lleva es un híbrido que une un disco convencional de 2.5″ con tecnología serial ata (a nivel interno y de firmware) con una controladora cuya interfaz de conexión es exclusivamente USB.

Aunque el la imagen no se aprecia del todo bien, este disco posee un conector micro USB, muy parecido al que implementan las Blackberry, pero mucho menos fiable y delicado. A diferencia del habitual conector mini USB de otros discos, mucho más robusto y solvente, este tipo de conector, tanto en el macho como en la hembra, presenta unos serios problemas de movimiento y falta de ajuste inaceptables para la labor de trasferencia de datos por USB, con la consiguiente precariedad del proceso y la posible pérdida de estos. Para colmo, la disposición del conector en la placa, su pobre fijación y la falta de apoyos dentro de la funda que envuelve al disco provocan que las soldaduras del conector se fisuren, llegando a desoldarse y dejando inservible el disco, que sólo podrá ser reparado en un servicio especializado.

Desde hace mucho tiempo, más del que recuerdo, he sido extremadamente cuidadoso con mis datos, hasta el punto (un poco paranoico) de tener copias de seguridad por triplicado y en diferentes medios (Discos Duros, Dvd, USB memory), además de contar con algún almacenamiento en red o sistemas RAID como mínimo en espejo. No pretendo que mis clientes o amigos a los que doy consejo lleguen a tal punto de seguridad para con sus datos, pero si que siempre que alguno me ha preguntado sobre hacer copias de seguridad le he recomendado la utilización de un disco duro externo. Salvando las lógicas recomendaciones de utilización de un disco externo, a día de hoy es el medio de copias de seguridad más cómodo, fiable, rápido y barato que podemos encontrar. Sin embargo casos como el que os acabo de contar desmontan del todo esta teoría y nos introducen de lleno en la terrible ruleta de una posible pérdida total de nuestros datos.

Este tipo de discos son cada vez más comunes en el mercado. Los fabricantes, cada vez más empeñados en reducir costes y producir dispositivos low cost de venta rápida y fácil beneficio están produciendo dispositivos poco o nada confiables, que además no cumplen con la función para lo que se supone fueron fabricados, tener seguros nuestros datos. Estarán de acuerdo conmigo en lo absurdo que resulta hacer copia de seguridad de la copia de seguridad y así hasta el infinito, aunque yo lo haga de vez en cuando, pero sin llegar tan lejos.

El Western Digital Elements SE 1Tb, tiene un coste aproximado, dependiendo de la tienda que elijamos, de entre 85 y 100€, incluso en alguna gran superficie, en épocas de ofertas, mas barato todavía. Hay otros fabricantes con precios aún más “competitivos” y ofertas insuperables en modelos de USB 2.0 y 3.0.

Otra opción interesante, la que yo recomiendo, es comprar por separado disco y caja. De esta manera siempre sabemos que es lo que tenemos exactamente, además de poder elegir otro tipo de conexiones como E.Sata. A fecha de hoy un conjunto de disco de 1Tb sata + una caja solvente de USB 2.0 ó 3.0 está entre los 90 y 110€, aunque dependiendo de la marca, modelo y calidad del disco puede subir hasta los 190€. Por supuesto que podemos encontrar en el mercado discos a precios muy atractivos, como este o de otras marcas. Son discos que vienen precintados o sellados y de los que desconocemos su funcionamiento y su interior si antes, claro está, no nos hemos dado una vuelta por el World Wide Web para conocer sus características y sus pormenores. Siempre encontrareis alguien como yo que o bien conoce el producto o lo ha desmontado o a sufrido algún problema con el.

, , , , Tecnología
Manzin

Sobre Manzin

Autodidacta aficionado a Internet, el manga y los vídeo blogs. Profesional de las tecnologías que hacen posible la transmisión de datos por la red. Un enamorado de los productos Apple e incondicional de Linux. "Hay quien se afana por desaparecer de Internet y borra todos sus perfiles en la red. Yo, al contrario, me afano por existir sólo en Internet."