25S, tengo prisa por pillar el sillón

En la Edad media, verdugos y bufones, pasaban de la mano en la corte de Reyes y Señores feudales. Ambos ejercían una provechosa profesión pagada con los diezmos de los labriegos y campesinos. Mientras, los labriegos y campesinos, dedicaban sus esfuerzos a facilitar su supervivencia y la de sus familias. No en pocas ocasiones, bufones y verdugos acababan en manos de éstos últimos, pasando a mejor vida sin mas pena que gloria y casi siempre por llevar la contraria de la mano que los alimentaba y  es que no se puede estar en misa y replicando.

Con el trascurrir de los siglos hemos visto, aprendido y demostrado, que no es agradable ser labriego y te cobren el diezmo, pero también es sabido, igual o más, que los labriegos y campesinos, en su gran mayoría, son los que sobreviven a intrigas, “destronos” y revoluciones. Por eso yo, puesto a ser algo, prefiero ser labriego. Estoy convencido que tendré más posibilidades de resistir el envite del tiempo y que mis descendientes me recuerden por la bondad de mis actos y no por el acto inútil que me convirtió en héroe.

Un manifestante detenido ayer por la Policía. | Luca Piergiovanni / EfeTodo esto viene al caso de los titulares y comentarios que aparecen en los medios y en las redes sociales, como consecución lógica de la jornada del 25S. Deduzco, a raíz de un comentario de Julio Anguita a esta foto, en la que escribe COBARDES!! sin otra explicación, que  el detenido es el valiente. A veces no es más valiente el que más lucha ni más héroe el que cae primero, quizá lo difícil sea afrontar el día a día, entre movidas, manifestaciones, desmanes y violentos que sólo dificultan la labor diaria de todos los labriegos, que en definitiva serán los que decidan su propio destino y cuenten así su historia, las generaciones futuras. ¿Quién se acuerda ya de aquél Mayo del 68?

Precisamente, es ese mismo destino el que les espera a todos estos ideales e idealistas, a todos estos movimientos, a su letra y a su espíritu. Por suerte o por desgracia están abocados al destierro del olvido, a los cuentos que, cuando seamos abuelos, contaremos a nuestros nietos y ellos, como nosotros ahora, pensarán con toda la razón que de aquellos polvos vienen estos lodos. En el año 1976 pidieron democracia, los mismos que ahora se forran a nuestra costa en el congreso. En 2012 piden más democracia los que se forrarán a costa de nuestros hijos en el congreso.

La historia desde que esta existe, es decir, desde que el ser humano aprendió a transmitir los hechos de sus generaciones precedentes, se ha caracterizado por repetirse casi a la perfección. En  el caso de España no hace falta remontarse a los romanos, con leer a Galdós o estudiar los años previos a la guerra civil, podemos hacernos un buen mapa mental de lo que viene a continuación. Desgraciadamente más de lo mismo.