AYER SOÑÉ QUE ESPAÑA ERA DE VERDAD

EspañaLoc

Últimamente tengo un sueño recurrente, un sueño en el que todos somos uno, como dijo @Gominuke en uno de sus video blogs, muy bien expuesto por cierto, incluso llegó a ser TT #TodosSomosUNO. El caso es que aquella idea, a modo de semilla, quedó incrustada en mi cabeza, y yo que soy un idealista soñador la he desarrollado en mi psique. Pero los sueños, son eso sueños y están hechos para no cumplirse, por eso, les guste o no mi artículo, recuerden que es solo eso, un sueño.

La cosa va más o menos así; supongamos que la pandilla de políticos que nos dirigen se ponen alguna vez de acuerdo. No, no era así, eso es demasiado hasta para un sueño. Continúo; supongamos que los ciudadanos hartos de tanta pamplina y tanto mamoneo decidimos que los que nos dirigen ya no sirven, que sus odios, envidias y ambiciones que históricamente nos han conducido a la miseria y a la guerra, no tienen cabida en una sociedad moderna, – coño que estamos a punto de entrar en la era de Acuario-; entonces, todos juntos, los de izquierdas con los de derechas, los del norte con los del sur, hasta los catalanes y los vascos nos ponemos de acuerdo para hacer de esta balsa de piedra un lugar en el que nuestros hijos puedan ser felices y vivir en paz.

Joder que difícil me lo pongo yo solito ¿verdad?, pues bien, precisamente gracias a esta chica vloger y a otros como ella me he dado cuenta de que en este país, España, por si alguien no lo había adivinado, hay toda una generación que tiene abuelos que no lucharon en ninguna guerra, que piensan en conjunto y no en individual y que forman un movimiento capaz de cambiar las cosas. Prometo dedicar otro artículo sólo a estos vlogers. En definitiva, pienso que aún queda un rayo de esperanza para que esta España de Machado y Unamuno nos deje de doler y sea sólo una.

Me explico; por definición, un problema es aquello que tiene una solución y lo que no tiene solución no es un problema. Si partimos de esa base y admitimos que España, o mejor dicho los españoles, tenemos un problema, lo siguiente sería buscar una solución, en matemáticas intentaríamos despejar la X. Lo gordo aquí es acertar con la X y no es nada fácil. Recuerdo una conversación de la película Buscando a Nemo, en la que un pececillo de la pecera, asombrado por la procedencia del protagonista, le dice “ooh vienes del océano, …. Yo no conozco el océano me crie en un acuario”, esta frase, en mi sueño, me dio la pista para encontrar la X. ¿y si el problema es la pecera? no…. el océano, no coño… el problema ES EL PECECILLO, y es que en este precioso país hay un montón de pececillos con miedo al océano que se niegan a salir de su pecera aún a sabiendas que tarde o temprano se quedará sin agua.

Agua, (me repito, pero ya dije que esto era un sueño), esa era la X la incógnita a despejar. ¿Y si organizamos el país por regiones?, dirán ustedes que eso ya es así, ya pero y si esas regiones atienden a las necesidades hídricas, productivas y de población y no a meras cuestiones políticas o de “identidad nacional”. Curiosas palabras ¿verdad?; hace tiempo hablando con un buen amigo catalán (también tengo muy buenos amigos vascos, pero este tema no sale en una conversación), decía, que hablando con este buen amigo, intentaba comprender eso de la identidad nacional. Mi amigo no era catalán de nacimiento pero lo sentía como si toda su estirpe hubiese habitado en esa región (región, zona, ciudad, lugar patria, es sólo un término no lo tengan en cuenta), amaba su ciudad y nos la enseñaba con orgullo y eso me pareció bueno y noble, ¿Por qué uno no puede amar el lugar donde vive? Aun así yo seguía sin entender eso de la identidad nacional, quizá sea porque mi padre es castellano, mi madre madrileña, mi abuela asturiana y mi abuelo andaluz, tal vez tanta mezcla de culturas y de identidades me conviertan en….que se yo…. ¿español? Sin embargo hoy yo quiero ir más allá, en un mundo globalizado, donde todo tiende a la unión, dónde importa poco el lugar dónde habites, siempre que hagas de ese lugar un sitio mejor, es chocante que alguien quiera dividir y amigos míos, la ecuación se resuelve multiplicando, no dividiendo.

Me estoy extendiendo, iré al grano. Si juntamos Cataluña, con Aragón, Valencia, Baleares y Murcia y lo llamamos región 1 o región este, por ejemplo, (yo es que no soy muy de nombres). Quizá solucionemos un problema con el agua del Ebro, tal vez los políticos con “identidad nacional” aprendan a gobernar para otros ciudadanos con distintas inquietudes, el voto se repartiría mejor, la riqueza de una tierra y un territorio se optimizaría, que no soy experto, pero como es un sueño yo sigo. Juntamos Madrid con las dos castillas y Extremadura, por los ríos que nos unen, los recursos y la proximidad; llamémoslo región centro. Andalucía, Canarias, Ceuta y Melilla configurarían la región sur. Galicia, Asturias y Cantabria serían la norte. A estas alturas ya saben por donde voy ¿verdad? Hago un inciso entonces, creo que si, que se han fijado en que no hago distinción de lenguas, y lo hago adrede, pues tendremos que aprender a entendernos alguna vez, puedo aprender suajili si es menester, pero creo que el castellano lo entendemos todos, sólo es una cuestión práctica.

Continúo con la región más complicada, a ésta la ponen nombre ustedes pues hasta eso es complicado, Integraría País Vasco, Navarra y la Rioja, aquí quizá tenga que ver algo más que la geografía, pero al fin y al cabo estaríamos manteniendo el fuero de Navarra que es anterior a todo este lío. Que pollo mental estarán pensando y no les culpo, ¿por qué habría de salir bien en un país donde sólo nos hemos unido para echar a los árabes y a los franceses? Y no nos unimos del todo.

Bueno, no se si saldría bien, pero si a esto le añadimos un modelo de estado basado en esas regiones podría funcionar, sería más eficiente y más barato. Mi modelo, el del sueño, se apoyaría en varios pilares centrales, dirigidos desde el gobierno de la nación, que estaría formado por los presidentes de las distintas regiones. Estos pilares serían la educación, la sanidad, la política exterior y la defensa. Este nuevo sistema estaría representado por una cámara baja, el congreso, elegido de manera parecida al actual, con menos integrantes, por regiones, no por provincias, es decir habría 5 circunscripciones. La otra cámara, la cámara alta, dejaría de tener sentido y sus funciones las heredarían los 5 parlamentos regionales y en el centro de todo, que remedio, el Rey, aunque hasta eso se puede cambiar, todo depende de su utilidad, porque se trata de que la política sea útil y barata para el ciudadano.

Los impuestos, raíz de todos nuestros males, se recaudarían por regiones, con una aportación equitativa de estas al sistema central para el mantenimiento de la sanidad, la educación, las pensiones y el ejército. Sin embargo las decisiones económicas las tomaría el consejo “autonómico” y las normas fiscales serían igual para todos, en cuanto al funcionamiento, estoy seguro que, por narices, primaría el consenso y es hasta posible que entre todos aprendamos a ceder y a renunciar a determinadas cosas, aunque ahora pensemos en ellas como irrenunciables. Es mas lo que hoy es irrenunciable quizá mañana no lo sea, piensen en un crio de diez o doce años, les dirá que no puede renunciar a su videojuego favorito, pero seguro que con 18 o 19 años a lo que no podrá renunciar es a salir de fiesta con los amigos, es una cuestión de madurez, o de tiempo, que se yo. Bien sea por madurez o por aburrimiento, en este país tendremos que entendernos, o destruirnos, en fin, por mis hijos que sea lo primero, pero por si acaso y aunque soy un soñador con grandes trazas de loco, hace tiempo que me saqué el pasaporte por si hay que salir pitando, que mas vale prevenir que curar y señores, me despido como no podría ser de otra forma que citando al clásico Calderón que en boca de Segismundo dijo a si mismo y al mundo, aquello tan repetido de “toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”.

, , , Divagaciones
Manzin

Sobre Manzin

Autodidacta aficionado a Internet, el manga y los vídeo blogs. Profesional de las tecnologías que hacen posible la transmisión de datos por la red. Un enamorado de los productos Apple e incondicional de Linux. "Hay quien se afana por desaparecer de Internet y borra todos sus perfiles en la red. Yo, al contrario, me afano por existir sólo en Internet."